Las cartas siguen funcionando en el recobro de deudas

Las cartas siguen funcionando en el recobro de deudas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En la era de las nuevas tecnologías, hay costumbres que nunca se pierden. También en el sector del recobro de deudas. Las cartas siguen funcionando a la hora de iniciar un proceso de recobro de deudas y forman una parte importante a nivel probatorio de dicha acción cara a próximas reclamaciones. Te contamos porqué.

Si una empresa o un proveedor nos deben una cantidad de dinero, solemos recurrir a una empresa de recobro de deudas como la mejor opción cara a recuperar dicha cantidad que puede llegar a poner en jaque nuestro negocio. En este proceso que iniciamos hay una “vieja costumbre” que nunca desaparece, o al menos no debiera de hacerlo. Se trata el de enviar cartas como una herramienta más en el recobro de deudas.

Parece mentira que con tanto email y nuevos dispositivos electrónicos, las cartas sigan teniendo esa importancia especial en el recobro de deudas. Y es que toda acción es aún válida para recuperar nuestro dinero. Planificar el envío de cartas de modo persuasivo a los deudores sigue funcionando y dando buenos resultados. Y su envío programado y sistemático ayuda a acortar el plazo del recobro de deudas. ¿Y qué destacamos en ella?

Las cartas en el recobro de deudas nos ayudan a recordar al deudor la cantidad adeudada, el concepto por el cual la debe, las condiciones, la forma de pago… o lo que es lo mismo, repetirle una y otra vez qué y por qué nos debe. Y todo ello como una prueba de que estamos intentando cobrar nuestra deuda y estamos, también por carta, haciéndoselo recordar a nuestro deudor. Eso sí, es importante que el envío de las cartas no sea discreccional y forme parte de un proceso previamente definido.

O lo que es lo mismo, si  una factura que ya ha vencido no se ha cobrado en 20 días, se puede iniciar el proceso de envío de cartas en una sucesión de 3 envíos, siendo la última certificada, al menos esto es lo recomendable. También varía el tono de las cartas. La primera carta debe ser con un tono amistoso y ayudando con toda la información que tenemos a que el deudor sepa de forma clara y concisa qué estamos reclamando.

El recobro de deuda contínua con la segunda carta. Con un tono más serio y emplazándole a que nos pague con más urgencia comentándole incluso las consecuencias legales que podría tener. La tercera debe ser certificada y todas ellas con copias guardadas por los adeudados y disponiendo de un lenguaje claro, sencillo y directo para evitar confusiones e interpretaciones en nuestra contra.

Te puede interesar...

Deja un comentario

¿Estás interesado en algunos de nuestros servicios de recuperación de impagados y gestión de cobros de morosos?

Muchas empresas ya disfrutan de nuestros servicios de recobro de morosos. “El buen control de un negocio es poder cumplir con las previsiones financieras.”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Área clientes

Inicia sesión

Sello Preventivo en sus Facturas Grupo Intercobros | Previene Morosos - Deudas - Impagados

Contrato Cliente

En breve nuestro equipo de atención al cliente te enviará tu contrato por e-mail.

Seguridad SSL