GRUPO INTERCOBROS. Empresa de gestión de cobros con Abogados especialistas en: Morosos, Impagados y Deudas en España / Francia / Portugal

Descubre lo que significa ser un deudor moroso judicial y qué situaciones implica serlo ¡No corras el riesgo!

Todo lo que implica ser un deudor judicial moroso

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Al menos una vez en la vida hemos mantenido una deuda con alguien más o con una empresa. Si la persona tarda unos días en devolver el dinero, según el lapso establecido por el acreedor, será motivo suficiente para ser catalogada como “morosa”. Para algunos, esto puede ser una situación bastante incómoda, pero ser un deudor judicial moroso puede resultar muy preocupante.

Aunque no todo deudor moroso puede verse implicado en un juicio, cabe destacar que si el acreedor es asesorado profesionalmente, podría llevarlo a juzgado. Esto podría traer consecuencias que incluso marquen un precedente en la reputación como deudor judicial moroso, algo que, por supuesto, no le conviene; sobre todo si pretende seguir solicitando préstamos o comprando bienes a crédito.

Pero, ¿qué es un deudor judicial moroso?

Cuando dos personas, dos empresas o una persona y una empresa pactan un trato con dinero de por medio, se llega a acuerdos de pagos. Estos acuerdos incluyen fechas y otros aspectos relacionados a la deuda. Si el deudor cae en morosidad, se niega a pagar o no ofrece soluciones para saldar deuda, la parte afectada puede solicitar ayuda al juzgado; transformándolo finalmente en un deudor judicial moroso.

Será a través de la ley que se obligue al deudor a pagar. Sin embargo, es posible que aún así existan inconvenientes para que el acreedor obtenga su dinero de vuelta. Así el deudor pasa a ser un deudor judicial moroso, y las consecuencias de serlo pueden ser muy serias en cuanto a términos legales. A continuación, veremos algunas de las implicaciones más importantes.

¿Cómo se desarrolla el proceso de deuda judicial?

En primera instancia se llevará a cabo un trámite sencillo llamado juicio monitorio o juicio ejecutivo. Este procedimiento debería tener un desenlace muy rápido, ya que el deudor judicial moroso recibirá una exigencia de pago legal a la que deberá obedecer. No obstante, la otra opción es que se oponga a tal recurso evitando el pago de su deuda. En ese caso, se deberá realizar un juicio para forzar el pago.

En esta parte, el afectado podría o no solicitar que un abogado lleve su caso, todo dependerá de la cantidad de dinero que reclama. También será una variante si el juicio se hará de manera verbal u ordinaria. Cuando el juzgado acepta desarrollar el juicio monitorio, el deudor judicial moroso será notificado, quien ahora será el demandado. A este punto, el demandado tiene tres alternativas para lograr salir de este proceso, o no.

Estas tres opciones son: liquidar la deuda y así terminar el proceso legal, oponerse a la demanda a través de una contestación verbal u ordinaria; y, finalmente, el demandado puede optar por no hacer nada, es decir, ni pagar ni contestar, lo que lo convierte en un deudor judicial moroso. Para forzar el pago, el juzgado dictará sentencia, pero si el juicio fue verbal u ordinario el demandado puede apelarla.

¿Qué ocurre si el deudor judicial moroso no paga su deuda?

Si el deudor judicial moroso ha apelado la sentencia y es aceptada, se llevará a cabo otro procedimiento legal que no necesariamente será un juicio. Por otro lado, si el demandado no apeló, sino que hizo caso omiso a la sentencia, el juez ordenará el embargo inmediato de bienes. En algunos casos, un embargo no logra satisfacer la demanda, por lo que el deudor será ingresado a un fichero de morosidad.

Estos ficheros de morosidad son empresas que mantienen los datos del deudor judicial moroso hasta lograr hacer un recobro de la deuda. Cualquier deuda con cualquier empresa será registrada en la ficha de cada persona. Con ello se busca ejercer presión al deudor, pues, hasta no pagar el monto pendiente será poco probable conseguir préstamos y créditos.

Las entidades bancarias y muchas empresas tienen acceso a este fichero. De esta manera se evitará realizar negocios con personas morosas que pongan en riesgo la economía de las compañías o de particulares. De allí que sea incluso vergonzoso permanecer demasiado tiempo en este registro; las personas evitan a toda costa convertirse en un deudor judicial moroso.

Te puede interesar...

Deja un comentario

Comienza a recuperar tus facturas impagadas contratando ahora nuestros servicios de gestión de cobros de morosos

Muchas empresas ya disfrutan de nuestros servicios de recobro de morosos y abogados especializados.
“El buen control de un negocio es poder cumplir con las previsiones financieras.”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Área clientes

Inicia sesión

login tick muñeco grupo intercobros 300x225 - Todo lo que implica ser un deudor judicial moroso

Contrato Cliente

En breve nuestro equipo de atención al cliente te enviará tu contrato por e-mail y podrás aceptarlo con un SIMPLE CLICK al instante desde tu ordenador o dispositivo móvil.

Seguridad SSL