Quita de deudas: ¿qué cantidades negociar?

Cobrar una deuda, en ocasiones, es hasta indispensable para la supervivencia de un gran número de empresas. Según las estadísticas, cuanto mayor son las cantidades más difícil es cobrarlas. De ahí que sea imprescindible establecer una quita para negociar el recobro de deudas en muchos casos.

Por mucho que nos duela e indigne, muchas veces tenemos que recurrir a la quita de deudas para poder recuperar parte del dinero que se nos debe. Y es que, cuanto mayor es la cantidad que se nos adeuda mayor es la poca posibilidad de poder recuperarla. En la gestión del recobro de deudas es bastante habitual “perdonar” parte de la deuda a nuestro cliente pero, cuándo y qué quita negociar en el recobro de deudas.

Es difícil contestar a esta cuestión, ya que todo dependerá de la cantidad que dicho cliente nos adeude. Por norma general, las quitas a la hora de negociar un recobro de deudas se mueven entre el 10 y el 20%. A veces tenemos que ceder y aplicar estos porcentajes para que el deudor vea, por un lado, un gesto por nuestra parte y por otra para que la cantidad que nos debe sea menor. Y es que, de no aceptar estas quitas podemos estar sufriendo el quedarnos sin cobrar absolutamente nada.

El deudor debe ver en nosotros flexibilidad. Eso sí, en las deudas mucho más pequeñas es inviable quitar tal porcentaje, por lo que es conveniente que a la hora de negociar el recobro de deudas, la quita no sobrepase el 10% porque si no, quizás, no nos saldría ni rentable. Por tanto, siempre dependerá de la cantidad que se nos adeude. Las quitas de deudas son una opción pero también el pagar en plazos una deuda.

Si al darle la facilidad de pagar a plazos, le aplicamos una quita de deuda le estaremos dando aún más posibilidades para que nos pague. El deudor podrá asumir mejor esas cantidades menores y cumplir con su obligación de pagar. Y nosotros estaremos recobrando parte de la cantidad que nos debe.

Escriba un comentario