No todos los clientes son iguales, hablando desde el punto de vista de la fiabilidad y la confianza que nos han demostrado. Un cliente, por alguna circunstancia especial puede no pagarnos de forma puntual. Pero hay otros que acumulan facturas sin pagar y el recobro de deuda se vuelve una tarde harto complicada. ¬ŅQu√© debemos evaluar con el cliente que ha contra√≠do una deuda?

Una de las cuestiones m√°s importantes es evaluar la antig√ľedad del cliente y, por tanto, su historial. Conocer su historial con nosotros es clave para afrontar ya no solo el recobro de la deuda si no c√≥mo trasladarle el mensaje de que hay facturas por abonar en este caso. Y si ser m√°s o menos intenso en la petici√≥n de recobro de deuda. Si es algo puntual, no debemos asustarnos. Pero si la situaci√≥n se repite, hay que hacer saltar las alarmas y aumentar el nivel de exigencia.

Tambi√©n es importante el importe de la deuda. Todas las cantidades que nos deben, son nuestras y nos pertenecen. Desde el Grupo Intercobros aconsejamos primero reclamar las deudas m√°s abultadas. Y es que, a mayor cantidad de deuda, mayor ser√° el impacto y, por lo tanto, la urgencia tambi√©n en el cobro.¬† Otra cuesti√≥n vital es la importancia del cliente, si es uno al que vendemos u ofrecemos un elevado n√ļmero de servicios y es clave para nuestra econom√≠a. Debemos agotar todas las v√≠as m√°s diplom√°ticas al respecto.

Tambi√©n es preciso saber si proseguir o no la relaci√≥n con el cliente. Seguramente tengamos miedo porque si nos adeuda unas facturas, quiz√°s contin√ļe haciendo lo mismo en un futuro. Por lo tanto, se estar√≠an soportando una serie de costes sin la seguridad de recibir ninguna contraprestaci√≥n a cambio. Una v√≠a habitual es la de pedir que, a partir del momento que ha aparecido la deuda, exigir que todos los pagos se realicen al momento, por ejemplo, en efectivo. As√≠, no se incrementa el importe de la deuda y la empresa se asegura que seguir√° recibiendo unos ingresos cada vez que lo sirva. Es una estrategia que funciona especialmente si la otra empresa precisa s√≠ o s√≠ aquello que se le est√° sirviendo para proseguir la actividad.

Barajar la posibilidad de realizar una quita en casos de confianza entre deudor y adeuado es otra opción. Así la empresa se cubre las espaldas al recuperar una parte de lo que se esperaba cobrar. En un primer momento, hay que intentar que el importe recuperable equivalga.

Escriba un comentario