recuperaci贸n de impagados

No es ni mucho menos lo deseado pero, desgraciadamente, existen muchas empresas que deben hacer frente a impagos debido a que cuentan con clientes morosos. La gesti贸n de impagados es una de las grandes lacras de la sociedad empresarial actual pero existen algunos indicios o sospechas que invitan a imaginar que habr谩 que acudir a una compa帽铆a de recobro de deudas.

Las empresas necesitan de sus clientes para vender sus productos y servicios y tambi茅n a su vez son clientes de otras empresas que le proveen aquello que necesitan para su negocio. En toda esta cadena, existen, lamentablemente, impagos de clientes morosos. De hecho existe el Fichero Asnef, que recoge un listado de morosos.

La consulta de este listado s贸lo se puede realizar de los propios datos, es decir, una empresa no puede saber si su cliente est谩 en esta lista, debido a la ley de Protecci贸n de Datos. Sin embargo, existen algunos indicios o sospechas que nos pueden llevar a imaginar que acabaremos en una empresa de recobro de deudas:

  1. Primeras facturas vencidas. Si se han vencido algunas facturas y el cliente lleva varios impagos acumulados, esta debe ser la primera sospecha de que al menos no es serio ni lleva al d铆a sus pagos. Cuando se acumule una cantidad importante se deber铆a acudir a una empresa de recobro de deudas.
  2. Atenci贸n deficiente. Si se realizan las primeras reclamaciones de las facturas fuera de plazo y no existe una respuesta clara, es un indicio de que los pagos no ir谩n bien. En la gesti贸n de impagados al menos debe responder una persona responsable y que sepa cu谩nto montante se adeuda y desde cu谩ndo.
  3. Pagos en B. Si el cliente ofrece la opci贸n de fraccionar un pago, abonando una parte en facturas y otros en econom铆a sumergida, puede ser una sospecha importante ya que los pagos en B no constan en ning煤n lado y pueden acabar en impagos. Las empresas de recobro de deudas encuentran muchos casos de este tipo.
  4. Cheques sin fondos. En numerosas ocasiones, las empresas reciben los pagos en cheques pero muchas veces no los pueden cobrar porque no tienen fondos y pasan al archivo de impagos.
  5. Experiencias anteriores de colegas. Si una empresa trabaja desde hace a帽os en el mismo sector, no est谩 dem谩s que pregunte a sus colegas si el proveedor o cliente con el que ha contactado ha incurrido en impagos Es una de las formas m谩s directas de saberlo.
  6. Empresas no registradas. Existen empresas con muchas ganas de trabajar que empiezan a negociar sin ni siquiera estar registradas. Hay que desconfiar de ellas porque no constan legalmente y no se les pueden reclamar sus impagos.
  7. Empresas en disoluci贸n. Similar al caso anterior se encuentran las empresas que est谩n a punto de cerrar o sociedades que se van a disolver debido a que est谩n ya muy endeudadas pero que siguen trabajando. Las empresas de recobro de deudas realizan una importante gesti贸n de impagados de este tipo.
  8. Empresas de nueva creaci贸n. En este caso, muchas veces no son empresas que quieran ser morosas voluntariamente pero dependen de muchas ayudas estatales, pr茅stamos, etc., y pueden alargar mucho sus pagos.
  9. Despidos y recortes. Si una empresa recurre a despedir personas y recortar en recursos de su oficina es una sospecha de que econ贸micamente no est谩 muy bien.
  10. Rebajar deudas. Si desde el principio de las relaciones con una empresa, 茅sta solicita que se le rebajen las deudas contra铆das, esto puede llevar a sospechar que lo har谩 m谩s de una vez. La empresa de recobro de deudas puede realizar la gesti贸n de impagados aplazando la deuda o negociando los plazos de pagos pero nunca rebaj谩ndola o condon谩ndola.
Escriba un comentario