Cuando la externalización, es la única manera de cobrar una deuda

Ni emails, ni llamadas de teléfono, ni visitas con conversaciones cara a cara que parecen atisbar un poco de esperanza para cobrar una deuda… para muchas empresas cobrarlas se vuelve en ocasiones un tortuoso camino que ya no solo pone en peligro la continuidad misma de la empresa, sino a veces también las propias finanzas personales de sus gerentes. ¿Qué hacer cuando esto ocurre? 

xx19Muchas empresas que al intentar recuperar una deuda empiezan una serie de trámites de carácter amistoso que, sin embargo, no logran ningún resultado. Y es más, hasta 3 de cada 10 empresas deciden asumir este impago y rendirse, con la consecuente pérdida económica que esto supone. Sin embargo y por suerte, la mayoría de las empresas deciden externalizar el recobro de deuda como la única manera para conseguir toda o gran parte de la deuda  que otra empresa o particulares, pueden tener con ella.

Según la Asociación Nacional de Entidades de Gestión de Cobros (ANGECO), solo en España el sector empresarial intenta recuperar una deuda que asciende hasta los 61.000 millones de euros. Máximos históricos en el endeudamiento de las empresas como consecuencia de los 105.000 millones en créditos morosos que aún existen en el país. Es por ello que externalizar el cobro de la deuda para las empresas es, en la mayoría de las ocasiones, la única solución para solventar sus problemas económicos. Y es que cuando la deuda solo es de un mes, existe un 80% de posibilidades de que esta se pague pero pasado un año, esta esperanza decae hasta tan solo en 20%, algo que se acentúa en las llamadas tarjetas de consumo donde las posibilidades de que se liquide la deuda es de un irrisorio 5%.

Optar por externalizar el cobro de la deuda puede llevar a que la empresa a la que se le debe cierta cantidad de dinero, pueda cobrar toda o parte de esa deuda. Por lo general, si las empresas deudoras alegan problemas económicos severos, se llega a cobrar un mínimo de esa deuda.  Y es que más cifras hablan por sí solas, el ratio deuda/PIB de las sociedades financieras ha llegado a ser del 128%, hasta 30 puntos por encima de la media europea y lo que pone de manifiesto la destacada debilidad y vulnerabilidad económico-financiera de las empresas españolas donde las Pymes llegan a arrojar datos tan preocupantes que aseguran que su deuda es casi 12 mayor que las de sus propios resultados y que solo en gastos financieros, éstos acumulan el 20% del total de la deuda empresarial.

Escriba un comentario