Consejos para prevenir la morosidad y gestionar los impagado

Consejos para prevenir la morosidad y gestionar los impagado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Todos hemos oído hablar de algún caso en el que una empresa se ha visto obligada a cesar su actividad comercial debido a que no puede continuar haciendo frente a los gastos que implica su permanencia en el mercado. En no pocas ocasiones, esta situación —que suele darse sobre todo en pymes— se debe a que dichas entidades han sufrido pérdidas fatales provocadas por clientes que no han pagado las deudas contraídas. Es decir, debido al muchas veces catastrófico fenómeno de la morosidad.

Ya que, como apuntábamos, son las pequeñas y medianas empresas —además de los autónomos— las víctimas más habituales de los morosos, son estas organizaciones las que más cuidado han de tener para no llegar a encontrarse con impagados que puedan amenazar su integridad económica: la quiebra es una posibilidad no tan lejana como pueda parecer a priori. Sin ir más lejos, para multitud de empresas no haría falta más que un cliente moroso —recordemos que hablamos de entidades de pequeña envergadura— para que se viesen abocadas al cierre definitivo.

De lo dicho en los párrafos anteriores puede deducirse el primer consejo que todo trabajador autonomo y toda pyme debería comenzar a integrar en su quehacer laboral: tomar las medidas de prevención necesarias para evitar llegar a contraer deudas fatales. Solo de este modo, anticipando la potencial aparición de morosos, es posible garantizar que, en caso de que lleguemos a tener que enfrentar una deuda —porque, reconozcámoslo, es casi imposible erradicar del todo esta posibilidad—, esta no nos conducirá a la ruina o provocará daños irreparables.

Consejos para prevenir la morosidad y gestionar los impagados:

  1. La confianza como aliado fatal

Sin lugar a dudas, una de las peores situaciones que puede planteársele a un empresario, sea este del tipo que sea, es que tenga como moroso a un amigo o a un cliente con el que haya fraguado un vínculo de confianza al margen de su relación mercantil. En estos casos, solicitar la cantidad adeudada puede cobrar dimensiones trágicas, ya que el factor emocional juega en contra del acreedor. Es por ello que, desde Grupo Intercobros aconsejamos a nuestros clientes que, en la medida de lo posible, se esfuercen por separar ambas facetas de la manera más exhaustiva posible.

Esta medida es especialmente eficaz cuando utilizamos para aplicarla documentos que establezcan de manera clara e inequívoca la relación comercial entre las partes (pagarés, plazos de pagos, límites de riesgo, etc.). En definitiva, desde que firmemos un contrato hemos de comenzar a proveernos de aquellos documentos que, en caso de que fuera necesario, nos ayuden a reforzar tanto nuestra posición jurídica como las garantías de cobros, lo que resultará de ayuda inigualable a la hora de gestionar los impagados y hacer frente a la morosidad.

  1. No dejar pasar el tiempo

No nos cansaremos de repetir que el tiempo es un factor crucial a la hora de recuperar impagados, y que este siempre juega a favor del moroso. Es por ello que el deudor hará todo lo posible por dilatar el proceso de pago, ya sea con excusas de cualquier clase o, directamente, pretendiendo no saber nada del asunto, cuando no desapareciendo del mapa. Las deudas tienen un plazo de vencimiento, por lo que en cuanto detectemos indicios de que puedan llegar a producirse hemos de tomar cartas en el asunto lo antes posible, ya sea por cuenta propia o, lo que es más que recomendable si no sabemos qué hacer al respecto o a dónde dirigirnos, contratar a una agencia de recobros para que nos ayude con la gestión del impagados.

  1. Fraccionamiento de la deuda

Si hemos llegado a este punto —como acreedores no hemos logrado evitar que se nos adeude cierta cantidad monetaria—, considerar la posibilidad de fraccionar la deuda suele ser uno de los mejores recursos para gestionar y recuperar el impago. Todo moroso obtiene dinero de un modo u otro —en caso contrario, difícilmente podría comer o dormir bajo un techo—, por lo que proponerle esta opción puede hacerle ver que ir pagando poco a poco de manera periódica va a suponerle un mal mucho menor que la negación rotunda a hacer frente a la deuda.

  1. Ser realista y ceder en la medida de lo posible

Del punto anterior puede deducirse este último consejo: dejarnos llevar por arrebatos, ponernos iracundos o caer en la desesperación —es decir, ser arrastrados por emociones negativas— no suele dar buenos frutos en casi ninguna faceta de la vida, y mucho menos en cuanto a la gestión de impagados se refiere. Es por ello que debemos ser, ante todo, cabales: hemos de intentar ponernos en la piel del moroso —que en muchas ocasiones no habrá obrado de mala fe—, mantener la sangre fría y buscar alternativas realistas a la situación en la que nos hallamos envueltos. Es decir, debemos hacer del diálogo y de las buenas formas nuestras principales armas.

No obstante, estas cualidades a las que nos referimos no siempre surten efecto —de ser así, probablemente no haría falta la existencia de agencias de recobros—, por lo que a la sucinta lista esbozada debemos añadir estos otros recursos: hemos de ser, antes de que un moroso se convierta en tal, metódicos, constantes, pacientes y, sobre todo, muy observadores —para detectar el potencial problema antes de que se transforme siquiera en real, y mucho menos en crónico.    

 

 

Te puede interesar...

Deja un comentario

¿Estás interesado en algunos de nuestros servicios de recuperación de impagados y gestión de cobros de morosos?

Muchas empresas ya disfrutan de nuestros servicios de recobro de morosos. “El buen control de un negocio es poder cumplir con las previsiones financieras.”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Área clientes

Inicia sesión

Sello Preventivo en sus Facturas Grupo Intercobros | Previene Morosos - Deudas - Impagados

Contrato Cliente

En breve nuestro equipo de atención al cliente te enviará tu contrato por e-mail.

Seguridad SSL