Listas de morosos en España: Detalles y problemas al respecto

Listas de morosos en España: Detalles y problemas al respecto

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Sin lugar a dudas, que nuestro nombre figure en una lista de morosos es una situación poco o nada grata. Además de la imagen negativa que proyecta sobre cualquiera en el ámbito social —aunque para muchas personas sea algo habitual, para la mayoría de la población es algo poco menos que bochornoso—, aparecer en uno de estos listado puede acarrearnos serios problemas de índole económica.

Así, entre otros inconvenientes, es posible que nos sean denegadas las peticiones de alta en los servicios de suministros (de agua, electricidad o gas), que no se nos concedan ayudas por parte de entidades bancarias (préstamos, hipotecas o financiaciones de diversa índole) o que vayamos a pagar con nuestra tarjeta de crédito y descubramos, ya en la caja y ante la incómoda mirada del dependiente, que esta ha sido cancelada.

En no pocas ocasiones, un moroso ni siquiera sabe que lo es  —especialmente en el caso de particulares—, debido sobre todo a que figurar en una lista de morosos  no es algo tan raro como pudiera parecer. En España, podemos ser incluidos por contraer una deuda de tan solo 50 euros cuando se trata de una persona física, mientras que el nombre de las personas jurídicas puede aparecer en uno de estos ficheros cuando el monto adeudado es de un mínimo de 300 euros. Este factor ha llevado a que el número total de nombres inscritos como morosos —entre personas físicas y personas jurídicas— haya superado los cuatro millones.

 

Los ficheros de morosos más conocidos: RAI, ASNEF y CIRBE

En nuestro país existen tres listados de morosos —conocidos popularmente como ‘listas negras’— que destacan sobre el resto: RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas), ASNEF (Asociación Nacional de Entidades Financieras) y CIRBE (Central de Información de Riesgos del Banco de España). Veamos cuáles son las principales diferencias entre estos ficheros, atendiendo a la tipología de morosos que figuran en ellos:

  • RAI: Este registro de morosidad incluye a aquellas personas jurídicas que adeuden una cantidad igual o superior a 300 euros. La entrada en el mismo se produce de manera automática y casi instantánea —cuando un pago no es efectuado—, y la información contenida en la ficha del moroso es proporcionada directamente por las entidades bancarias (o las cajas rurales, de ahorro, etc.), por lo que zafarse del registro es prácticamente imposible. El tiempo de permanencia en este listado de morosos es de, como máximo, 30 meses.
  • ASNEF: Tal vez esta sea la lista negra de morosos más popular en nuestro país, lo cual no es de extrañar si tenemos en cuenta que está destinada a todas aquellas personas físicas que contraigan una deuda, por pequeña que esta sea (eso sí, siempre superior a 50€). Es por ello que si en algún momento has dejado a deber algún recibo a una compañía telefónica o a alguna compañía de servicios de suministro (por citar solo los casos más comunes), es probable que tu nombre aparezca registrado. En definitiva, la razón de ser de ASNEF es facilitar la valoración de la solvencia de una persona o entidad cuando esta se dispone a solicitar algún tipo de ayuda económica importante (un préstamo, por ejemplo).
  • CIRBE: En realidad, el CIRBE es, más que un listado de morosos, una gran base de datos que incorpora de manera regular y sistemática los riesgos de una financiera en relación a sus clientes. Toda empresa debe enviar su información al respecto (avales, créditos, préstamos, etc.) al CIRBE para que el Banco de España sea capaz de controlar y evaluar los factores de riesgo.

 

Detalles sobre la aparición y la permanencia en una ‘lista negra’

En los últimos años, las leyes relativas a las listas de morosos han sufrido algunas modificaciones, en especial debido al nuevo modelo digital de comercio y a las dinámicas de interactuación entre las empresas y los consumidores derivadas del mismo. Veamos cuáles son los puntos clave que no debemos perder de vista si nuestro nombre aparece en un registro de morosos:

  • En la actualidad, no podemos ser inscritos en una lista de morosos sin que dicha inclusión se nos comunique con al menos un mes de antelación. Si esta norma no se cumpliera, estaríamos en nuestro derecho de exigir la retirada de nuestra ficha de moroso de manera inmediata. Este plazo nos brinda la oportunidad de examinar, corregir y reclamar la deuda que se nos atribuye. Además, la entidad gestora de nuestra deuda está obligada a proporcionarnos una vía de comunicación para agilizar el proceso.
  • La ley indica que no se puede permanecer en un registro de morosos durante más de 5 años, pasados los cuales nuestro nombre deberá ser retirado del mismo.
  • En el caso de que hayamos contraído varias deudas, estas jamás podrán ser agrupadas en una sola. Es decir, que figurarán de manera independiente unas de otras, con su correspondiente información detallada y bien diferenciada.

 

 

Te puede interesar...

Deja un comentario

¿Estás interesado en algunos de nuestros servicios de recuperación de impagados y gestión de cobros de morosos?

Muchas empresas ya disfrutan de nuestros servicios de recobro de morosos. “El buen control de un negocio es poder cumplir con las previsiones financieras.”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Área clientes

Inicia sesión

Sello Preventivo en sus Facturas Grupo Intercobros | Previene Morosos - Deudas - Impagados

Contrato Cliente

En breve nuestro equipo de atención al cliente te enviará tu contrato por e-mail.

Seguridad SSL