Las pymes que más necesitan cobrar deudas

Cobrar deudas es una ardua tarea que se debe llevar meticulosamente ya que la balanza entre los pagos y los ingresos no se debe desequilibrar, al menos no negativamente. Las Pymes son las empresas que más dificultades tienen en este sentido ya que muchas veces acumulan facturas impagadas.

Las pequeñas y medianas empresas (Pymes) tienen grandes problemas a la hora de cobrar deudas ya que muchos de sus servicios los ofrecen a otras empresas o bien al sector público que tarda hasta 90 deudas en pagar sus facturas. Así fue durante el año pasado según el estudio ‘¿Cómo pagamos hoy en día?’y la tendencia se repite durante el presente año. El informe destaca que en el tejido empresarial español los principales afectados por la morosidad son las pymes, las microempresas y los autónomos.

Y dentro de estas las pymes que más necesitan cobrar deudas son las relacionadas con el sector de la construcción y las actividades inmobiliarias que todavía sufren las consecuencias de la crisis. Así, las empresas de estos sectores que han soportado la situación económica renovándose se han visto inmersas en este círculo.

El sector de la construcción abarca muchas pymes que han aguantado la crisis pero que deben cobrar deudas para subsistir y no caer en la cadena de empresas infructuosas porque mientras se les adeuda, deben seguir pagando metódicamente a sus proveedores  y abonando el IVA de sus facturas. Por otra parte, cobrar deudas es, en ocasiones, una tarea complicada para un pyme del sector de la construcción y las actividades inmobiliarias ya que ponen toda la fuerza de su trabajo diario en su producción. Por ello, una empresa de cobro es una solución ya que en un breve período de tiempo puede realizar un detalle de las facturas impagadas poniéndolas al día y puede contactar con las empresas deudoras para solventar y cobrar deudas atrasadas.

La idea de los antiguos gerentes del sector de la construcción de que se deben cobrar las deudas dentro de la empresa está quedando cada vez más obsoleta y muchas pymes optan por contratar el servicio de cobro de deudas a empresas de cobros que realizan esta tarea de forma profesional. Resulta una buena inversión teniendo en cuenta que las pymes pueden cobrar sus deudas íntegramente sin renunciar al montante adeudado, lo que les proporciona liquidez y poder continuar con su actividad económica.

Esto es una gran ventaja, teniendo en cuenta que el 60 % de las empresas españolas acaba renunciando a parte de las cantidades adeudadas para así reducir la deuda adquirida o bien llegan a acuerdos comerciales con proveedores intercambiando productos en lugar de cobrar la deuda económica.

Escriba un comentario