Consejos cuanto la morosidad en la empresa es alta, ¡actúa!

A consecuencia de la crisis económica, tu empresa puede estar sufriendo un revés en sus cuentas. Hay que animarse, ya que los ciclos económicos siempre cambian y vivimos época de recuperación económica, lenta y frágil, pero segura. Sin embargo, la cosa se puede agravar si encima la morosidad en la empresa es alta. ¿Qué podemos hacer?

No dejes que la morosidad en tu empresa aumente y pueda poner en jaque la economía de tu empresa. Estamos en época de crisis económica. Una crisis iniciada en 2007 y que parece no poner fecha final. Sin embargo, si el 2015 fue al año de la consolidación de la recuperación económica española, el 2016 aseguran los expertos debe ser el de apuntarla y seguir hacer creciendo dicha recuperación. No dejes que un asunto como la morosidad no te permite prosperar.

Si  encuentras que la morosidad en tu empresa es alta, lo mejor es seguir estos sabios consejos para pensar y sobre todo actuar a partir de mañana en positivo. Lo primero y más aconsejable es analizar la política de crédito. O lo que es lo mismo, identificar si la política de crédito se ajusta a la realidad  del negocio y a la estructura de gastos fijos de la Pyme. Los créditos suelen ser a 30 días pero no siempre esta “regla” es válida para todas las empresas. Y es que, la política de crédito debe responder a la industria, al mercado y a las necesidades de la empresa.

Otro consejo cuando la morosidad en la empresa es alta es la diferenciar aquellas cuentas que son incobrables de las que son cobrables. Es fácil. Contrata una empresa de gestión de recobros que te ayudará de manera personalizada y profesional en estas tareas. Empezaremos por clasificarlas entre las más y menos propensas a cobrar la deuda que se nos debe. Debemos analizar el cliente, su historial, si es algo puramente temporal, si la cantidad es muy elevada y, después, establecer la estrategia de cobros pertinente. Donde dicha empresa de cobro de deuda, sin duda, ayudará.

Una presión molesta, la insistencia y la psicología en el trato con el deudor para cobrar la morosidad serán importantes. Tenemos que pensar de hecho, ¿es mejor insistir y recuperar la deuda o parte de ella o con esa insistencia perder el contacto del cliente? Mira tus cuentas y analízalo. Lo mejor es sentarse cara a cara con los deudores y negociar el cobro de la deuda siempre intentando darle facilidades de pago. El cliente es nuestra fuente de ingresos y, claro está, quien nos debe la deuda debemos ser algo pacientes.

Escriba un comentario